Descubre por qué el yoga calmará tu dolor

¿Te has preguntado alguna vez si el yoga sirve también para aliviar el dolor?

Un cuerpo que no se mueve y no se utiliza es un cuerpo que acaba enfermando, y la razón es porque sencillamente no está diseñado para pasarse muchas horas sentado sin tener movimiento. Cuando lo obligamos a mantenerse de ese modo, aparecen desequilibrios. Los ligamentos, fibras musculares y la espina empieza a volverse más y más rígida, músculos y huesos se vuelven más débiles, mantenemos una respiración inapropiada, produce tensión en el cuello y la zona dorsal y definitivamente es causa también de una mala postura.

 

Lo primero que has de saber es que el dolor es nuestro amigo. Tanto, que aparece para avisarnos de que algo no está yendo del todo bien.

Introducir yoga en nuestro día a día (no importa cuánto tiempo practiques, pero sí que seas constante) va a ser una bonita increíblemente poderosa herramienta para adentrarnos en nosotros mismos. Las Asanas (posturas de yoga físico) lubrican nuestras articulaciones, trabajamos la elongación de los músculos rígidos, la columna será mucho más flexible, prevenimos lesiones y enfermedades. Así como mejoraremos la manera en la que respiramos (una respiración adecuada es importantísimo ya que la calidad de la sangre que circula por nuestro cuerpo depende del oxígeno que respiramos).

Al practicar yoga, se produce un aumento de dopamina, una sustancia que se encarga de enviar las señales del sistema nervioso central. Este neurotransmisor pasa información de una neurona a otra, y la cual nos produce sensación de placer, bienestar y relajación, y oxitocina, la cual puede comportarse como una hormona o un neurotransmisor, y favorece el desarrollo de los vínculos afectivos y sexuales placenteros, así como tiene la capacidad de producir empatía.

En la medicina oriental, se basan en la creencia de que el dolor y la enfermedad es causado por un desequilibrio del cuerpo, ya que nuestro estado natural es la salud. Para acabar con este dolor, debemos de dirigirnos hacia la causa primera que lo originó y no sólo tratar los síntomas.

Yoga es probablemente uno de los mejores remedios para el dolor, ya que no sólo actúa a nivel físico, de varias maneras como acabamos de mencionar, si no que actúa con un enfoque holístico e integral, dirigiéndose a las causas que han podido originar este dolor. Por ejemplo, puede curar dolores de cabeza debidos al estrés, una contractura cervical o bruxismo, relacionada con agresividad contenida o tensiones soportadas, insomnio, debido al torbellino de pensamientos en nuestra mente o preocupaciones excesivas.

Trabajar en sanar nuestro dolor es de vital importancia, no sólo para mejorar nuestro propio bienestar para poder vivir mejores experiencias en el día a día, si no también para compartir este bienestar y paz con los demás. ¿Cómo podemos estar bien con el mundo si no lo estamos con nosotros mismos?

Te dejo el último de los vídeos que he subido al canal Yoga con Marina Buedo que te será muy útil para aliviar dolores 👇

Haz click AQUÍ para ir a la lista de reproducción donde encontrarás todos los demás vídeos.

“La enfermedad no sólo es el resultado de nuestros actos, si no también de nuestros pensamientos”, André Maurois

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta página 🙏

Ayuda a que más gente se pueda beneficiar del yoga compartiendo dándole a los botoncitos de abajo

Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
Linkedin

¡Gracias, gracias, gracias!